//
estás leyendo...
COP21, Internacional, JUVENTUD

Recuentos de un mundo violento con ánimos sustentables

El 1ro de Enero del  2016 entró oficialmente en vigor la  nueva Agenda de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, también llamada Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que marca las pautas para un mundo más justo y sustentable en los próximos 15 años. Las expectativas de los países para cumplir con dicho compromiso son altas pero la realidad es que el mundo poco o nada, puede hablar de Desarrollo Sostenible mientras los países no atiendan las áreas primordiales de sus gobiernos y entre ellas: la violencia y la inseguridad.

El mundo del siglo XXI se distingue por ser testigo de transformaciones ideológicas, geográficas y diplomáticas. Los mapas se re-definen por razones naturales, pero también lo hacen por cuestiones políticas; por movimientos subversivos o separatistas que están cambiando la forma de gobernar el mundo, se percibe en América, en Europa, Asia y en gran parte de África.

Estos nuevos problemas políticos sin embargo, no tratan de fuerzas militares tratando de conquistar y ejercer su hegemonía en territorios extranjeros, sino fracturas internas de autoridad que imposibilitan a los gobiernos ejercer control sobre su propio territorio, así lo argumenta el historiador en asuntos militares Martin Von Creveld.

La violencia es un problema crucial en diversas partes del mundo.

dt.common.streams.StreamServer.cls

La violencia abate ambos hemisferios del planeta pero de forma extraordinaria a la historia de las guerras, la violencia moderna nace desde el interior de los países y en muchas ocasiones es un síntoma de la poca capacidad del gobierno para ejercer autoridad de manera eficiente, mantener un Estado justo, seguro y de instituciones sólidas.

En el caso de Latinoamérica, México desde el 2006 ha sumado alrededor de 60,000 muertes –algunos mencionan 130,000 muertes- como resultado de la llamada narcoguerra que existe en el país y la incapacidad del gobierno de controlar el flujo de armas a su territorio. Lo anterior sumado a la impunidad y desigualdad económica, provoca cuerpos policiacos poco confiables, pero también una cultura de admiración y atracción por las actividades delictivas del crimen organizado, la llamada narcocultura es popular también en Colombia y Chile.

El Informe Sobre Violencia de América Latina explica cómo la desigualdad es sin duda, una de las variables más significativas para el aumento de la violencia. El aumento en la desigualdad en determinados sectores de la población, en países donde la desigualdad es de por sí ya muy marcada, provoca fragmentación social y el uso de la violencia como medio para expresar su inconformidad.

En Centroamérica la situación empeora, países como Guatemala y El Salvador presentan altos índices de criminalidad y homicidio. En Honduras 500 de cada 100,000 habitantes pertenecen a pandillas. Los miembros de las pandillas reclutan mayormente jóvenes “provenientes de medios pobres, rechazados por el sistema escolar pero también, aunque en un grado menos importante, entre quienes prosiguen sus estudios” menciona el informe. (p.92)

Colombia tiene una larga historia de luchas violentas entre grupos paramilitares al mando de los principales partidos políticos. Su poca apertura a la participación ciudadana, la presión hacia el neoliberalismo y el descuido de sus funciones internas en infraestructura, salud y educación, causaron una urbanización desmedida, violencia y gran desigualdad que hacen estragos aún en el presente siglo.

En el caso de Perú, el monopolio de autoridad por parte del Estado originó que la inconformidad estallara en una lucha ideológica por aquellos influenciados por el pensamiento maoísta y formaran grupos guerrilleros contra el gobierno. Sendero Luminoso que hasta el 2012 seguía exigiendo la destitución de funcionarios, ha sido el principal perpetrador del terrorismo, junto con el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, por alrededor de 30 años sus víctimas en mayoría han sido civiles campesinos.

En Brasil, la falta de una política de armas efectiva es un peligro latente para la paz y seguridad del país. Las víctimas suman alrededor de 42,416 muertes por arma de fuego en 2012, la cifra más alta reportada desde 1980, cuando se publicó el Mapa de la Violencia. Pero el abuso por armas de fuego no es sólo civil sino también de policías, que en el año 2007 mataron 1,300 jóvenes en Río de Janeiro y 500 en Sao Paulo, esto puede compararse a la cifra de muertos en Estados Unidos por policías, 200 personas en un año.

Conflictos étnicos que esparcen el terror.

El continente Africano también se ha visto afectado por luchas internas, en algunos casos los conflictos han surgido por limitados recursos naturales de la zona así como por la opresión del gobierno hacia una etnia favoreciendo a otra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo pública la cifra de 50,000 muertes por inanición tras el conflicto en Darfur en 2004.

La violación de Derechos Humanos es alta en esta región del mundo. Eritrea es uno de los peores casos de violaciones de derechos humanos. La región de los Grandes Lagos y los conflictos internos de la República Democrática del Congo (RDC) suman alrededor de 6 millones de muertes, según un informe del International Rescue Commitee (IRC) del 2006. La reciente independencia de Sudan del Sur dejó, y sigue causando.

Posterior a la Primera Guerra Mundial, una fuerte represión étnica surgió en países del Medio Oriente. Actualmente, no sólo Israel y Palestina viven en tensiones políticas y de seguridad; el fundamentalismo islámico ha provocado la formación de un gran  número de grupos rebeldes que no sólo atacan el poder de la autoridad, sino a otros grupos y civiles inocentes.  La guerra civil en Siria desde el 2011 a provocado que al rededor de 9 millones de sirios tomaran refugio en países como Turquía, Líbano, Jordania e Irak, 150.000 sirios han declarado asilo en la Unión Europea, alrededor del 85% de ellos en Alemania.

La sustentabilidad empieza con un sentimiento de Seguridad.

REFUGIADOS-SIRIOS-efe-644x3621

La tendencia de la gobernanza actual pide a los países gobernar con miras a un futuro próspero, impactando positivamente el desarrollo del mundo en tres esferas de acción: económico, social y del medio ambiente. Los Objetivos de Desarrollo (ODC) de las Naciones Unidas y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible han sido piedra angular para que los países busquen mejores maneras de gobernar y promover, entre otros, “la paz, justicia y las instituciones eficaces”

La ONU no establece una jerarquía de los 17 objetivos pues los identifica como relacionados e interdependientes. Sin embargo, en su trayecto por gobernar para la “sustentabilidad” , es importante que los países enfaticen el papel de la SEGURIDAD como elemento primordial en su gobernanza.

Solamente mediante la idea de seguridad se puede dar certidumbre a la población de que el bienestar que ¨ahora¨ gozan puede ser trasladado a un bienestar futuro, y entonces, sólo entonces los países hablarán de un Desarrollo Sostenible.

Anna Gladys Roman Chavez
@annita_gladys

Anuncios

Acerca de Mente legal

Proyecto de divulgación y promoción activista por un México más informado y con VISIÓN legal. ¿Quieres opinar y/o contribuir con este espacio? CONTÁCTANOS!!!

Comentarios

Un comentario en “Recuentos de un mundo violento con ánimos sustentables

  1. Que interesante artículo, nada más con leer éste artículo me actualice sobre la situación social de México y Latinoamericano, así también tener una perspectiva social de todo el mundo.

    Le gusta a 1 persona

    Publicado por Gladis Chávez | enero 9, 2016, 9:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s